Descarga nuestros folletos informativos

La información es clave para prevenir. Difúndela.

Embarazo

Durante el embarazo se producen diversos cambios en el cuerpo de las mujeres que, aun siendo normales, es importante vigilar para verificar que no repercuten negativamente en su estado de salud y, por consiguiente, en el de sus futuros hijos.

Un embarazo no tiene por qué ser deseado. En ese caso es importante transmitir claramente y sin ningún tipo de prejuicio las posibilidades y ayudas con las que se cuenta para poder tomar una decisión, ya sea seguir adelante con la gestación o interrumpirla.

Es importante canalizar lo antes posible las interrupciones voluntarias de los embarazos (IVE) dentro del sistema sanitario, tanto por la mujer que desea la interrupción como por los profesionales implicados en la misma. Esto se realiza a través del médico de cabecera y del trabajador social del centro de atención primaria de referencia. Ningún profesional sanitario puede negarse a dar la información oportuna al respecto. En caso de no conocerla, tiene la obligación de derivar a la paciente a otro profesional que la pueda informar.

En caso de que la mujer decida continuar adelante con la gestación, se deben intentar canalizar y buscar lo antes posible los recursos sociales necesarios para asumir la crianza del bebé o, en su defecto, iniciar trámites para una futura adopción.

Si el embarazo es deseado desde el principio, lo más adecuado es realizar una visita a la matrona del centro de salud de referencia o al médico de atención primaria, para realizar una entrevista en la que descartar enfermedades previas que pudieran dificultar la gestación espontánea e identificar la necesidad de aportes vitamínicos de forma previa a la gestación. Esta consulta se debe realizar desde el momento en que se toma la decisión de interrumpir los métodos anticonceptivos.

La confirmación del embarazo se realiza, o bien en el centro de atención primaria, o bien con pruebas reactivas adquiribles en las farmacias. Nunca se debe acudir a un servicio de urgencias para realizar esta prueba.

Una vez confirmado el embarazo, será la matrona de atención primaria o el médico de cabecera quien organice las citas de seguimiento del embarazo. Es importante ajustarse a las fechas indicadas, ya que las pruebas deben realizarse en periodos específicos de crecimiento fetal para que las posibles alteraciones sean detectadas en las fases iniciales y sus consecuencias sean lo más leves posibles.

En caso de que el embarazo transcurra con normalidad, lo habitual es realizar las siguientes pruebas:

Primer trimestre
  • Análisis de sangre: control básico de sangre; grupo sanguíneo y Rh de la madre; determinación de anticuerpos de algunas enfermedades infecciosas que puedan transmitirse al bebé durante el embarazo o el parto; estimación precoz del riesgo de que el bebé nazca con alguna enfermedad congénita importante. En el caso de que el riesgo fuera elevado y la mujer quisiera interrumpir el embarazo por esta causa, sería necesario confirmar la enfermedad del feto mediante otras pruebas. El obstetra responsable informará sobre dichas pruebas y sus riesgos.
  • Primera ecografía: se realiza en la semana nº 12 después de la última regla. Es importante para tener un punto de referencia del crecimiento adecuado del bebé en ecografías posteriores.

 

Segundo trimestre
  • Análisis de sangre: control básico de sangre con sobrecarga oral de glucosa, se realiza en la semana nº 24 de gestación e indica el riesgo que tienen las mujeres a desarrollar una diabetes durante el embarazo. En caso de ser positiva, sería necesario realizar una segunda sobrecarga unas semanas más tarde para confirmar o descartar la diabetes en la mujer gestante. Tras el parto, la diabetes desaparece aunque es importante realizar un control anual a través del médico de cabecera para verificar la remisión de la enfermedad.
  • Segunda ecografía: se realiza alrededor de la semana nº 20. Es el momento de la gestación en el que más claramente se pueden identificar malformaciones en el feto. No obstante, no se considera una prueba infalible ya que siempre existe la posibilidad de que el o la especialista no las detecte, aunque esto no es lo habitual.

 

Tercer trimestre
  • Análisis de sangre: control básico de sangre; en caso de que la mujer quiera tener la posibilidad de optar a analgesia epidural durante el parto es importante verificar que la coagulación de su sangre se encuentre dentro la normalidad y descartar la presencia de determinadas enfermedades infecciosas.
  • Tercera ecografía: en ella es importante estimar el crecimiento normal del bebé y la adecuada perfusión de sangre a través de la placenta.
  • Exudado vagino-rectal: se trata de identificar una bacteria que crece de forma habitual en la vagina o recto de algunas mujeres. Se trata de una bacteria más de la flora de la vagina, pero el bebé es muy vulnerable a esta bacteria y, en caso de detectarla, sería necesario combatirla durante el parto con antibióticos para que el bebé no se contagie durante el proceso del nacimiento.

La lactancia materna

Hoy en día se considera la lactancia materna la mejor alimentación que se le puede ofrecer a un recién nacido. La OMS recomienda mantenerla de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida y complementarla con otros alimentos hasta que el lactante cumpla dos años. Para que las madres puedan practicar el amamantamiento durante los seis primeros meses, la OMS y UNICEF recomiendan:

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud
  • Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida.
  • Practicar el amamantamiento exclusivo, es decir, proporcionar al lactante únicamente leche materna, sin otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua.
  • Dar el pecho cuando el niño o niña lo reclame, ya sea de día o de noche.
  • No utilizar biberones, tetinas o chupetes.

La leche materna es el primer alimento natural de los niños, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sus componentes varían según aumentan las necesidades calóricas y nutricionales de cada lactante. Además, el estrecho vínculo que se establece entre la madre y el bebé a través del contacto físico y el intercambio de olores y sonidos favorece los sentimientos de bienestar y calma, ayuda a establecer un vínculo afectivo entre la madre y el bebé y deja huellas en la futura conformación de la identidad del bebé.

Otros beneficios que aporta la lactancia materna

 

  • La leche materna favorece la maduración del aparato digestivo de los bebés que lactan, es más fácil de digerir y reduce el riesgo de intolerancias digestivas y cólicos en el lactante. Además, la administración de leches artificiales puede suponer mayor rechazo del bebé al introducir la alimentación complementaria, ya que la leche materna lleva incorporada los aromas y sabores de los alimentos ingeridos por la madre.
  • Los bebés lactantes mejoran su inmunidad, reduciendo así la posibilidad de padecer distintas infecciones (gastrointestinales, respiratorias, otitis…) y diarreas.
  • Con la lactancia materna se reduce el riesgo de muerte súbita del lactante.
  • Se ha demostrado que la lactancia materna favorece el desarrollo sensorial y cognitivo, percibido en un desarrollo psicomotor más precoz, mejores resultados escolares, mayor coeficiente intelectual, reducción del riesgo a desarrollar trastornos del lenguaje, así como la adquisición de valores adultos más tempranamente. Los lactantes no amamantados presentan mayor riesgo de padecer sobrepeso u obesidad y otras enfermedades de tipo alérgico.
  • Para la madre, el amamantamiento supone una recuperación más rápida del parto (ya que reduce el sangrado uterino durante los días posteriores al parto, lo que conlleva claros beneficios en la recuperación de los depósitos de hierro), favorece la recuperación del peso preconcepcional, reduce el riesgo de cáncer de ovario o mama y el riesgo de desarrollar en la madurez tardía una diabetes.
  • Otros beneficios que se deben tener en cuenta, son los incrementos que supone en los recursos de la familia (y del país), y el hecho de constituir una forma segura y cómoda de alimentación que además resulta inocua para el medio ambiente.

Dedicación y esfuerzo de la lactancia materna

A pesar de sus múltiples beneficios, son muchas las mujeres que hoy en día fracasan tras elegir este tipo de alimentación para sus hijos. Es importante informar de la dedicación y esfuerzo que supone para la madre, especialmente durante el primer mes de vida, optar por este tipo de alimentación para su hijo o hija. Para mantenerla, es necesario prestar apoyo profesional continuo durante la primera semana y vigilar la técnica de lactancia, así como identificar precozmente los problemas durante el primer mes. Este seguimiento profesional no está integrado actualmente en nuestro sistema sanitario; sin embargo, existen grupos de apoyo y mujeres que asesoran a mujeres en periodo de lactancia de forma voluntaria, de manera presencial y por teléfono.

Es importante recordar que a pesar de los claros beneficios que aporta la lactancia materna tanto para el bebé como para la madre, toda mujer tiene derecho a elegir el tipo de alimentación que quiere darle a su bebé en función de su situación personal y laboral, después de haber recibido la información necesaria sobre los beneficios y riesgos de cada tipo de alimentación, y recordar también la responsabilidad que los y las profesionales sanitarios tienen de respetar estos derechos y apoyar a las mujeres sea cual sea su decisión.

Más información sobre lactancia materna

 

Información sobre lactancia artificial y preparación de biberones

 

Vacuna triple vírica

En el mundo el sarampión causa un millón de muertes anuales, mayoritariamente en niños y niñas de los países en desarrollo, aunque en Europa también causa estragos. De ahí la importancia de la vacuna triple vírica. Se trata de una vacuna combinada que protege a las personas contra el sarampión, la rubéola y las paperas. La eficacia de la vacuna es muy alta (más del 95%) y se administra en dos dosis, tanto a niños como a adultos.

Sarampión
  • En muchos países el sarampión tiene un índice muy alto de mortalidad, ya que es una enfermedad que se contagia con gran facilidad y en algunas ocasiones puede ser grave debido a sus complicaciones. El sarampión empieza como un catarro y con fiebre que va aumentando a lo largo de los días. Esta es la fase más contagiosa. Tres o cuatro días después aparecen unas manchas en la piel de color rojo. Por eso es tan importante la vacuna triple vírica.La eficacia de esta vacuna es muy alta y los efectos secundarios muy leves. La vacuna está indicada en niños a partir de los 12 meses y en preadolescentes, en adultos que no estén vacunados y que no hayan pasado la enfermedad y en lactantes de 6 a 12 meses que hayan estado expuestos a un caso o a una epidemia de sarampión. La vacuna no debe usarse en caso de embarazo o de defensas bajas ni en caso de tuberculosis o si se tiene alergia al huevo.

La rubéola

La rubéola se contagia por vía respiratoria. Es una enfermedad típicamente infantil pero puede afectar a adolescentes y a adultos que no se hayan vacunado o que no hayan pasado la rubéola. Si la padece una embarazada puede originar el aborto o causar rubeola en el hijo, dejando unas consecuencias muy graves: sordera, ceguera o deficiencia mental.

La vacuna está indicada en mujeres en edad fértil, que no estén embarazadas, en preadolescentes y en niños a partir de 12 meses. Desde la introducción de la vacuna triple vírica, la incidencia de esta enfermedad ha disminuido más del 95% en España.

Las paperas

 

La parotiditis (o paperas) es una enfermedad muy contagiosa. Se caracteriza, después de 2-3 semanas, por el aumento de volumen de las glándulas salivares. La hinchazón suele estar acompañada de fiebre, dolor de cabeza y malestar general. Los síntomas suelen ser leves aunque a veces puede haber complicaciones como la meningitis.

La vacuna está indicada en niños a partir de los 12 meses y en preadolescentes, en adultos que no estén vacunados y que no hayan pasado la enfermedad, y en adultos en contacto con otro caso de paperas.

Ir a otros temas de salud

Enfermedad de Chagas

Si eres de Latinoamérica te interesa esta información

Tuberculosis

Infección, enfermedad y curas para la tuberculosis

Salud y viajes

Vacunas y precauciones si viajas

Salud sexual y reproductiva

Anticonceptivos femeninos y masculinos eficaces y poco eficaces

VIH sida

Pruebas en un embarazo, lactancia y vacunas

VIH sida

Vacunas y precauciones si viajas