Descarga nuestros folletos informativos

La información es clave para prevenir. Difúndela.

Qué es la tuberculosis

La tuberculosis (TB) es una enfermedad infecciosa que se trasmite por el aire. Está causada por una bacteria (Mycobacterium tuberculosis), conocida como bacilo de Koch y suele afectar a los pulmones.

Es una de las enfermedades más antiguas, pero todavía seguimos luchando contra ella. Junto con la malaria y el sida, es una de las enfermedades que más azota a la humanidad y, al igual que las otras, también se asocia a la pobreza. En 2014 más de 9,6 millones de nuevos casos de TB y 1,5 millones de personas murieron.

Más del 95% de las muertes por TB ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos, y esta enfermedad es una de las cinco causas principales de muerte en las mujeres entre los 15 y los 44 años.

Informe epidemiológico sobre la situación de la Tuberculosis en España (año 2014).

Acabar para 2030 con la epidemia de TB es una de las metas relacionadas con la salud incluidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados en fecha reciente.

Cómo se transmite la tuberculosis

 

La tuberculosis (TB) se transmite por el aire. Cuando las personas con enfermedad pulmonar activa (TB pulmonar) tosen, estornudan, hablan o escupen, lanzan al aire los bacilos de la TB. Basta con inhalar unos pocos bacilos para resultar infectado. No obstante, no todas las personas infectadas por bacilos de la TB enferman (solo del 5 al 10% de las personas infectadas desarrollan la enfermedad). El sistema inmunitario mata los bacilos de la TB o los «aísla», pudiendo estos mantenerse en estado latente durante años.

El riesgo de enfermar aumenta cuando el sistema inmunológico de la persona está debilitado. Si el sistema inmunitario no logra controlar la infección por los bacilos de la TB, estos se multiplican, produciendo la forma activa de la enfermedad.

 

Diferencia entre infección y enfermedad

Cuando una persona se ha contagiado pueden darse dos situaciones:

  1. Infección latente (el bacilo está en estado latente o «dormido»). No hay enfermedad y no se transmite. En este caso conviene evitar que la enfermedad llegue a activarse. Por ello, es importante seguir la profilaxis o tratamiento preventivo si el médico médico lo indica.
  2. Enfermedad (el bacilo está activo o «despierto»). Lo más frecuente es que afecte a los pulmones (TB pulmonar activa) y se puede transmitir a otras personas a través del aire. Los síntomas de la TB pulmonar activa son tos (a veces con esputo sanguinolento), fiebre, sudoración nocturna, dolor torácico, debilidad y pérdida de peso.

Es fundamental tomar correctamente el tratamiento (que dura varios meses) para curar la enfermedad y evitar la aparición de resistencias. También se realiza una prueba a los convivientes (los convivientes y las convivientes) para comprobar si se han infectado o no.

Cómo se detecta la tuberculosis

La infección se detecta con la prueba de la tuberculina, también conocida como PPD o Mantoux. Consiste en la inyección de una sustancia bajo la piel del antebrazo para determinar si ha habido contacto con el bacilo de la TB. A las 48 o 72 horas el personal sanitario medirá la posible hinchazón resultante. Si la prueba es positiva significa que ha habido contagio con el bacilo de la TB (infección latente) pero NO que la persona tenga la enfermedad activa.

La enfermedad se detecta mediante una radiografía del tórax y un análisis de esputo.

 

Cómo se trata la tuberculosis

 

Los fármacos para tratar la TB se administran vía oral y el tratamiento dura, como mínimo, seis meses. El médico especialista indicará la duración exacta del tratamiento en cada paciente, ya que hay otros factores a tener en cuenta como enfermedades concomitantes o posibles resistencias de la bacteria.

Durante las primeras semanas se tomarán medidas de aislamiento (en casa o en el hospital) para que no se contagien más personas. Cuando la TB deja de ser contagiosa, el tratamiento se puede continuar en el domicilio.

La supervisión del tratamiento ayuda a garantizar que los enfermos completen el tratamiento farmacológico hasta curar la TB y evitar su transmisión. El tratamiento debe continuarse de forma regular e ininterrumpida durante los meses indicados por el médico.

 

Tuberculosis farmacorresistente

Existen cepas del bacilo resistentes a uno o varios fármacos antituberculosos y ya se conocen cepas resistentes a todos los antituberculosos principales, también llamados de primera línea. La TB farmacorresistente se desarrolla como consecuencia de un tratamiento parcial o anómalo. Por ello, es muy importante que el paciente complete el tratamiento pautado aunque se encuentre mejor y crea que se ha curado.

La TB multirresistente es una forma especialmente peligrosa de TB, difícil y cara de tratar, que se define por la resistencia del bacilo a los fármacos de primera línea. Las tasas de TB multirresistente son altas en algunos países, sobre todo en la antigua Unión Soviética.

La aparición de la TB extremadamente farmacorresistente (también resistente a fármacos de segunda línea) amenaza seriamente el control de la TB.

 

VIH y tuberculosis

La tuberculosis (TB) es la causa principal de muerte de las personas infectadas por el VIH; en 2015, fue la causa de una de cada tres defunciones en este grupo.

La infección por el VIH y la TB constituyen una combinación letal, ya que se potencian mutuamente. La infección por el VIH debilita el sistema inmunitario. Ante una infección por el bacilo de la TB una persona con VIH tiene muchas más probabilidades de enfermar de TB que alguien sin VIH. La TB es la principal causa de mortalidad en las personas que viven con el VIH. En África, la infección por el VIH es el factor aislado que más ha contribuido al aumento de la incidencia de TB desde 1990.

La OMS y sus socios internacionales han creado el Grupo de Trabajo sobre TB/VIH con el fin de desarrollar una política mundial de control de la coinfección TB/VIH. Dentro de la Alianza Alto a la Tuberculosis (también llamada Estrategia Alto a la Tuberculosis), uno de los puntos fundamentales es desarrollar en todos los países las actividades de colaboración TB/VIH para hacer frente a la coinfección.

Tuberculosis e inmigración

España registra una media de 17 casos de TB por cada 100.000 habitantes (aunque se estima que una tercera parte no se notifican) y se declaran más de 6.000 casos de TB pulmonar al año.

Los casos de TB en inmigrantes han sufrido un incremento, alcanzando el 30 % del global. En zonas con alta tasa de inmigrantes esta cifra es incluso mayor.

Muchas personas extranjeras que residen en nuestro país provienen de países con alta prevalencia de TB, con tasas hasta 10 veces superiores (200-300 casos por 100.000 habitantes). Por otro lado, debido a las condiciones del viaje migratorio y a las condiciones de vida una vez asentados en el país de acogida, la TB puede manifestarse, sobre todo en los primeros años tras la llegada. Así pues, la población más vulnerable actualmente en nuestro país a la hora de desarrollar una TB es la población inmigrante recién llegada.

Todo ello subraya la necesidad de adaptar los programas de TB a las necesidades y características de esta población, empezando por la superación de barreras como las lingüísticas y las culturales.

En esta línea, la Unidad de Referencia Nacional para Enfermedades Tropicales. Servicio de Enfermedades Infecciosas. Hospital Universitario Ramón y Cajal ha realizado una investigación cualitativa sobre TB con personas procedentes de diversos países de África, Europa del Este, Latinoamérica y China.

Mediante grupos de discusión y entrevistas llevadas a cabo por mediadores interculturales nos acercamos más a los conocimientos y a las falsas creencias de la población diana sobre este tema, destacando, entre otros:

  • Confusión entre la vacuna y la prueba de la tuberculina
  • Desinformación sobre la infección latente y falsas creencias sobre vías de transmisión (a veces se piensa, por ejemplo, que se trata de una enfermedad hereditaria)

Más información sobre tuberculosis

 

Para más información

 

Ir a otros temas de salud

Enfermedad de Chagas

Si eres de Latinoamérica te interesa esta información

Tuberculosis

Infección, enfermedad y curas para la tuberculosis

Salud y viajes

Vacunas y precauciones si viajas

Salud sexual y reproductiva

Anticonceptivos femeninos y masculinos eficaces y poco eficaces

Salud materno intanfil

Pruebas en un embarazo, lactancia y vacunas

VIH sida

Infección, enfermedad y curas para la tuberculosis