La Comunidad de Madrid ha reconocido el trabajo de integración que desarrolla desde 2006 la ONG Salud Entre Culturas, con su servicio de mediación e interpretación sanitaria presencial para pacientes inmigrantes en el Hospital Ramón y Cajal. Este servicio es pionero en la sanidad madrileña y ya cuenta con más de 5.000 interpretaciones realizadas en consultas médicas.

El documento que oficializa las iniciativas de Salud Entre Culturas es un convenio a dos bandas entre la Consejería de Sanidad y la ONG relacionada con la Unidad de Referencia Nacional para Enfermedades Tropicales del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

Salud Entre Culturas dispone de un equipo de traductores, intérpretes y mediadores interculturales, algunos de los cuales hablan lenguas minoritarias africanas, que establecen puentes de comunicación entre médicos y pacientes a través de la traducción y la mediación cultural. El coordinador de Salud Entre Culturas, Ignacio Peña, aseguró que la firma del convenio “es un modo de reconocer la interpretación sanitaria presencial como vía de integración y de mejora de la atención al paciente que no habla español”

La Consejería de Sanidad también reconoce otro de los programas de actividad de Salud Entre Culturas denominado “Nuevos Ciudadanos Nuevos Pacientes” que se desarrollará integrado en la “Escuela Madrileña de Salud”. A través de talleres las personas inmigrantes reciben información y formación sobre enfermedades infecciosas como la Tuberculosis, VIH y otras enfermedades de transmisión sexual o la enfermedad de Chagas. En los talleres de VIH se realizan pruebas rápidas para la detección del virus entre los asistentes.

Aunque el servicio de interpretación de Salud Entre Culturas no cuenta con financiación autonómica, el convenio abre la puerta a Salud Entre Cultura a implantar este servicio en otros hospitales madrileños, siempre y cuando cuente con la financiación suficiente.

El servicio fue financiado íntegramente por otras entidades sociales y donaciones privadas  en 2017  sin que prestara apoyo económico ninguna administración pública. En 2018 contará con la financiación del Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI), dependiente de la Dirección General de Migraciones del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.