Un estudio realizado sobre una muestra de 742 personas en España concluye que si la población inmigrante recibe formación adaptada a su idioma y cultura para prevenir enfermedades infecciosas se reducen considerablemente las prácticas sexuales de riesgo. Es uno de los datos destacados de este informe realizado por la doctora María Moreno Sánchez, de la Universidad de Alcalá, que ha contado con el apoyo del departamento de Enfermedades Infecciosas y la Unidad de Medicina Tropical del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

La autora revela que existe una proporción “inaceptablemente alta” de personas con conductas sexuales de riesgo que nunca se han hecho una prueba para VIH. “Estas personas –dice Moreno- se encuentran expuestas a adquirir la infección, así como a contagiarla al desconocer su estatus y no estar bajo tratamiento”. En la investigación se ha observado cómo no haber recibido una charla previa sobre VIH condiciona una mayor proporción de conductas sexuales de riesgo y un menor acceso a los servicios de diagnóstico.

“Aumentando los conocimientos de la población inmigrante, disminuyendo el estigma y proporcionando herramientas efectivas de prevención se pueden lograr importantes cambios”, concluye.

El estudio propone un modelo educativo lingüística y culturalmente adaptado, que ha sido validado por la población diana. Con este tipo de estrategias dirigidas, participativas y en las que se ensayan habilidades prácticas se consigue un mayor impacto. Desde la entrada en vigor del RD 16/2012, muchos inmigrantes han quedado excluidos de la asistencia sanitaria pública, lo que dificulta todavía más el diagnóstico temprano e inicio de tratamiento del VIH, y tiene unas consecuencias especialmente deletéreas en esta infección. Un porcentaje considerable de inmigrantes no habla la lengua del país de acogida, esto constituye una importante barrera en el acceso a los servicios sanitarios para la población inmigrante, especialmente cuando se relaciona con una infección como el VIH. La presencia de intérpretes y mediadores culturales ayuda a solventar este problema.

Infectados en España

En España, el VIH afecta desproporcionadamente a los inmigrantes, que representan 1/3 de los nuevos diagnósticos. Gran parte de ellos se infectan en el país de acogida, presentan una mayor proporción de diagnósticos tardíos y más pérdidas en el seguimiento médico. Uno de los motivos que explicaría estos patrones sería la “existencia de diferentes barreras sociales, culturales, económicas, administrativas y legales relacionadas con los servicios sanitarios y con la infección por VIH.

El estudio se elabora a través de los talleres formativos sobre VIH dirigidos a población inmigrante que realiza la ONG Salud Entre Culturas (SEC). Consta de dos partes: 1. Analizar la existencia de barreras en la población inmigrante – Se realizó un estudio observacional, retrospectivo, anónimo, basado en un cuestionario anónimo con 742 inmigrantes entre 2012 y 2015. – El cuestionario, disponible en 8 idiomas, consta de 12 preguntas sobre los conocimientos, actitudes y prácticas hacia el VIH. – El equipo multidisciplinar de SEC a través de ONGs y organizaciones de referencia para la población inmigrante accede a los asistentes a los talleres. Se trata de una actividad lingüística y culturalmente adaptada para aumentar los conocimientos respecto al VIH, disminuir el estigma, fomentar la prevención y apoyar el diagnóstico precoz (Fig. 2).

 

  • Los inmigrantes representan aproximadamente un tercio de los nuevos diagnósticos de VIH en España

  • En el estudio se incluyeron 742 personas, según el origen, en orden decreciente, los grupos más numerosos eran: América Latina, África Subsahariana, Asia, Magreb y Europa del Este.

  • Fuera del grupo de los Latinoamericanos, el 60% no hablaba español como primera ni como segunda lengua. Sin la presencia de intérpretes, esto supone un problema para las personas que quieren acudir a hacerse una prueba de VIH, ya que necesitan de la ayuda de un amigo o familiar con la traducción, lo que supone que se pierda la confidencialidad. Esto es especialmente importante en una infección tan estigmatizada como el VIH.

  • El 37% de los encuestados no tenían tarjeta sanitaria. Desde la entrada en vigor del Real Decreto Ley 16/2012 los inmigrantes en situación de irregularidad sólo tienen acceso a los servicios de Urgencias, si son menores de edad o si son mujeres embarazadas. Esto priva a los inmigrantes del acceso a la Atención Primaria, escenario idóneo para el cribado del VIH. El diagnóstico temprano es especialmente importante en la infección por VIH, porque supone una mayor mortalidad y complicaciones para la persona que lo padece, un mayor gasto económico para la sociedad y que la infección se transmita, ya que la persona desconoce que está infectada y no está bajo tratamiento. Se calcula que un 30% de las personas infectadas por VIH no lo saben, y que estas personas son el origen del 50% de los nuevos diagnósticos.

  • A pesar de que el nivel educativo general de la muestra era alto (los dos grupos más numerosos eran las personas con estudios de secundaria, seguidos por los universitarios), no se relacionaban con los conocimientos acerca de VIH. Muchas personas desconocían la transmisión vertical o pensaban que el VIH se podía trasmitir por el sudor o al besar a una persona infectada.

  • El 51% de los encuestados nunca se había hecho una prueba de VIH.

  • Un 27% mostraba conductas sexuales de riesgo (utilizar preservativo nunca o a veces con las parejas ocasionales).

  • Dentro de las personas con conductas sexuales de riesgo (en riesgo potencial de infectarse por VIH), la mitad de ellas nunca se había hecho una prueba de VIH.

  • Más de la mitad de los encuestados no había recibido una charla previa sobre VIH en España, a pesar de que una proporción importante llevaba muchos años residiendo aquí.

  • Se observó que existía una relación entre no haber recibido una charla sobre VIH en España y tener conductas sexuales de riesgo, así como no haber recibido una charla previa de VIH en España y no haberse hecho nunca un test de VIH.